Hay 8 símbolos auspiciosos en el budismo tibetano que se considera que atraen la buena fortuna. Estos símbolos representan diferentes aspectos de las enseñanzas budistas, cada uno tiene un significado propio, y pueden utilizarse solos o en conjunto.

Los 8 símbolos son la flor de loto, la sombrilla o parasol, el pez dorado, el jarrón del tesoro, el nudo infinito, la caracola, el estandarte de la victoria o dhvaja y la rueda del Dharma.

La Flor de Loto

La flor de loto es un símbolo de las enseñanzas de Buddha y representa la sabiduría y la compasión.

Es un símbolo de pureza y serenidad porque crece en agua turbia y, sin embargo, se convierte en una flor hermosa. Esto representa la capacidad de la mente humana para crecer y florecer a pesar de los desafíos y las dificultades de la vida.

El loto también representa el equilibrio y la armonía perfectos. Así como los pétalos de la flor de loto están dispuestos simétricamente, nuestras vidas también deben estar en equilibrio y armonía. 

El nudo infinito

El nudo infinito es un símbolo budista del entrelazamiento del camino espiritual, la unidad de todas las cosas y la naturaleza infinita de la sabiduría de Buddha. También representa el ciclo interminable de nacimiento y renacimiento.

El jarrón del tesoro

El jarrón del tesoro representa la abundancia y la buena fortuna.

Es uno de los símbolos más auspiciosos del budismo tibetano porque representa la buena suerte que favorece la práctica budista, por lo que se ve a menudo en los hogares tibetanos. También es un símbolo de sabiduría y conocimiento, y como tal se usa como elemento decorativo en los templos budistas tibetanos. Aparece a menudo en pinturas o esculturas ya que se cree que puede traer buena fortuna a quienes lo poseen. En el Tíbet, también es común ver un jarrón lleno de agua, que se dice que es un poderoso purificador que puede limpiar el karma negativo.

El parasol

La sombrilla representa la protección contra el sufrimiento. Se cree que es un símbolo que protege de los malos espíritus y la mala suerte. La sombrilla es también un símbolo de realeza y riqueza. En el budismo tibetano, la sombrilla se ve a menudo como un símbolo de la sabiduría y la compasión del Buddha.

Los peces

El pez dorado simboliza la pureza y la libertad del apego.

En el budismo tibetano, los peces se consideran símbolos auspiciosos de buena suerte, de abundancia y prosperidad.

Los budistas tibetanos a menudo usan imágenes o estatuas de peces como parte de sus altares o santuarios domésticos. También pueden usar amuletos de peces o llevar talismanes de peces como una forma de invocar las bendiciones de la buena suerte.

La caracola 

La caracola representa el poder de la verdad. Se considera que representa la voz del Buddha y, por lo tanto, es una poderosa herramienta para invocar energía positiva y sabiduría. En el Tíbet, la caracola se usa a menudo en ceremonias y rituales religiosos, así como en la vida cotidiana. Por ejemplo, muchos tibetanos tienen una pequeña caracola en su altar o escritorio, y algunos las usan como amuletos.

Estandarte de la victoria

El estandarte de la victoria o dhvaja representa valentía y confianza, así como dignidad y rectitud.

La rueda del Dharma

La rueda del Dharma representa las enseñanzas budistas que conducen a la liberación del sufrimiento del ciclo interminable de muerte y renacimiento.

El símbolo tibetano del Dharma es una rueda de ocho radios que simbolizan el óctuple sendero. El óctuple sendero incluye la visión correcta, la intención correcta, el habla correcta, la acción correcta, el sustento correcto, el esfuerzo correcto, la atención correcta y la concentración correcta.

¿Ya conocías alguno de estos símbolos? Cuéntanos en los comentarios.

Para  saber más:

Comparte tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *